No es lo que tú tienes, sino cómo usas
lo que tienes lo que marca la diferencia